Buy Zoloft cheap topamax Periodistas: Prohibido protestar

Las Voces del Futuro

Periodistas: Prohibido protestar Print E-mail
Monday, 17 August 2009 14:07

Artículo 68. Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley. Se prohíbe el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. La ley regulará la actuación de los cuerpos policiales y de seguridad en el control del orden público.

Constitución República Bolivariana de Venezuela (1999)

 


Las constantes agresiones a los periodistas no tienen razón de ser por el sólo hecho de cumplir con el deber de informar de una manera "oportuna, veraz e imparcial y sin censura".como reza el Artículo 58 de nuestra constitución.

Mas, parece que cierto sector de la sociedad venezolana perdió el norte cuando atacan a los comunicadores sociales por reportar los acontecimientos del día a día. Simplemente no parecen darse cuenta que los reporteros laboran para hacerles más fácil la vida al ciudadano de a pie. Por ejemplo en los días de lluvia damos a conocer las vías que están congestionadas para que las personas tomen otras y lleguen a sus casas de una forma más segura, eso es labor social. Pero también lo es informar cuando existen casos de corrupción, cuando colapsan los hospitales, cuando efectivos de la policía o guardias nacionales reprimen a manifestantes, cuando un 63% de los módulos de Barrio Adentro no funcionan las 24 horas, cuando los funcionarios públicos están descontentos con sus contratos colectivos, cuando asaltan bancos, secuestran o asesinan a personas, o no atienden las necesidades de los barrios.

¿Cuántas veces esas mismas personas que nos agreden acuden a nuestras redacciones a poner denuncias? ¿Qué es lo que está pasando en nuestro país?

Otro aspecto que parece olvidar es que los periodistas también somos ciudadanos y tenemos derecho a protestar pacíficamente como todo venezolano, según el artículo 68 de la Constitución.

Todo este preámbulo lo hago por la gran indignación que siente parte de nuestro gremio y de la sociedad en general por los sombríos hechos del 13 de agosto del 2009. Ese fatídico día, trece periodistas de la Cadena Capriles fueron terriblemente agredidos con palos, piedras, ladrillos y diversos objetos contundentes por un grupo simpatizante con el gobierno por el simple hecho de realizar un volanteo en el centro de Caracas contra la Ley de Educación, que incluye ciertos artículos relacionados con la libertad de expresión.

Algunos de los aspectos graves de este cobarde ataque a ciudadanos desarmados son los siguientes: ciertos agresores se identificaron como presuntos trabajadores de la televisora Ávila TV; y el concejal del municipio Libertador Richard Peñalver vio la acción y no hizo nada por detenerla a pesar de que algunos de esos periodistas -que estoy segura lo han entrevistado en más de una ocasión- le solicitó su ayuda. En fin... Esa es la realidad de esta Venezuela que nos toca vivir...

Los comunicadores sociales agredidos según la información de la Cadena Capriles son: Octavio Hernández, Manuel Alejandro Álvarez, Gabriela Iribarren, Jesús Hurtado, Kaith Holquist, Gleixys Pastrán, Sergio Moreno, César Batiz, Marié Rondón, Greasy Bolaños, Marcos Ruíz, Fernando Peñalver y Ubaldo Arrieta.

Algunos los conozco personalmente, les he dado clases, con otros me inicié en estas lides, he compartido eventos y pautas. Me duele saber que no son personas conflictivas, todo lo contrario no se meten en problemas, excelentes profesionales, padres de familia. La mayoría cubren la fuente deportiva o económica, una de las chicas internacionales y política solamente dos.

Paralelamente a esta acción –ese mismo día- una marcha de la oposición que iba hacia la Asamblea Nacional rechazando la aprobación del proyecto de ley de educación fue reprimida por el grupo de choque Colectivo La Piedrita y por efectivos de la Policía Metropolitana, en la misma fueron agredidos dos camarógrafos Simón Rodríguez de Radio Caracas Televisión Internacional y Carlos Arroyo de Globovisión, así como fue robada por un grupo de motorizados mientras hacía la cobertura en las afueras de la Asamblea Nacional la periodista de RCR Heidy Maldonado atentando contra el derecho de la información.

No conforme con ello, en Táchira fueron atacadas las periodistas  Eleonora Delgado y Yamilet Jiménez para evitar que cubrieran el juicio contra el colega Gustavo Azocar. En Mérida los reporteros gráficos Héctor Molina (diario Pico Bolívar) y Eduardo Lázaro (diario Frontera) fueron lanzados contra el piso y pateados, en esta detestable acción destruyeron sus equipos fotográficos. En Puerto Ordaz despidieron a la locutora Karina Romero, quien trabajaba en Turística 92.7 FM porque participó en una marcha a favor de las emisoras cerradas.

Hechos como estos son repudiables en cualquier sociedad y no deben repetirse jamás. La indignación debe darnos más fortaleza para defender nuestros derechos y nuestra democracia.