Buy Zoloft cheap topamax ¿Tienes idea cuantas horas trabaja un policía en Venezuela?

Las Voces del Futuro

¿Tienes idea cuantas horas trabaja un policía en Venezuela? Print E-mail
  
Friday, 03 July 2009 20:11

La cuenta es fácil de sacar. Una semana tiene ciento sesenta y ocho horas. Teniendo las policías, por regla general, sólo tres grupos de patrullaje, los integrantes de cada grupo deben cubrir la tercera parte de esa cantidad, es decir, cincuenta y seis horas semanales en promedio. Esta cantidad sube considerablemente en épocas como Semana Santa y Carnaval, por los operativos que le restan el poco tiempo libre disponible a los funcionarios francos de servicio, pudiendo llegar, fácilmente, a las setenta horas semanales.

Considerando que el tope para una jornada mixta, es decir, que incluye horas de trabajo diurnas y nocturnas, es de cuarenta y dos horas semanales, por regla general, un patrullero trabaja en promedio, catorce horas de sobretiempo en ese lapso, lo que anualmente representa setecientas veintiocho horas. Más de siete veces el tope permitido por la ley. Piensa que se trata de un trabajo desempeñado con armas de fuego que requiere, eventualmente, intenso esfuerzo físico, coordinación motora y rapidez mental, en el que cualquier error puede significar la ocurrencia de lesiones, y hasta la muerte.

Toma en cuenta que si el policía recibe su guardia en un área retirada o de difícil acceso, en el medio de las barriadas caraqueñas, con transporte troncal deficiente, y que comienza su tiempo de servicio recién cuando llega a su destino, hay que agregar otras diez horas semanales y quinientas veinte anuales en transporte.


Además, ten presente que cuando el funcionario policial realiza un procedimiento exitoso, que culmina con la frustración de un hecho punible y la aprehensión de los perpetradores, debe atender a las víctimas, realizar el acta policial, declarar en el Ministerio Público y luego en el Juicio.

Necesariamente, alguna de estas actuaciones sucederá en su tiempo libre, en desmedro de su posibilidad de descansar y compartir con su familia.El dato más relevante de todos: no existe, por lo general, ninguna clase de compensación o incentivo por todo ese tiempo extra de servicio.Los medios de comunicación no suelen resaltar este hecho y la ciudadanía no lo tiene frecuentemente en cuenta. Además, cuando esta situación se ventila públicamente, se hace mostrando sus efectos, pero encubriendo cuidadosamente sus causas.


La Comisión Nacional para la Reforma Policial (Conarepol) destacó que un número considerable de funcionarios policiales se encontraba desempeñando labores distintas a las del patrullaje, lo que escandalizó a los expertos y estudiosos, estimando que era una falla estructural de nuestras policías que se debía superar. Nunca se aclaró en forma igualmente enfática que tales funcionarios, que habían logrado colocarse en labores distintas a las del patrullaje, ganaban exactamente igual que sus colegas que permanecían en la calle, sometidos a largas y peligrosas jornadas.


Tampoco se ocuparon de resaltar con igual énfasis, que por las condiciones de trabajo y las deficiencias en los equipos policiales, una elevada proporción de policías con más de diez años de servicio están virtualmente incapacitados para patrullar. ¿Te has montado alguna vez en un vehículo rústico, con mala amortiguación, manejado en una zona poco urbanizada y terreno muy empinado? Aún si no lo has hecho te puedes imaginar, fácilmente, que estarás constantemente rebotando con tu cabeza contra el respaldar del asiento, así tengas el cinturón de seguridad puesto.

Si consultas con un médico te dirá que pronto, si permaneces en esa situación, tendrás lesiones gradualmente severas en la región cervical que te hará dificultoso hasta amarrarte los zapatos por la mañana, y que tus riñones sufrirán considerablemente. ¿Has subido y bajado corriendo escaleras con peldaños irregulares y hasta faltantes, en horas nocturnas, sin botas adecuadas? Probablemente correrás el riesgo de tener esguinces que, con el paso del tiempo, se convertirán en lesiones irreversibles por su recurrencia.

La mezcla de una violación continuada y hasta ahora patrimonialmente impune de los derechos más elementales del funcionariado, junto con la ausencia de tratamiento suficiente del tema por parte de quienes, aún desde la perspectiva de la defensa de los derechos humanos, se ocupan de criticar el desempeño policial, constituye una manifestación de lo que denomino violencia institucional. Tiene como característica principal presentarse como un estado de cosas no sometido a examen, lo que potencia sus efectos nocivos.

La intención de estas notas es contribuir a develar dicha violencia, en sus distintas manifestaciones, para contribuir a erradicarla. Espero que luego de leer estas líneas, tengas presente cuánto tiempo trabaja un policía, y te imagines las consecuencias que el mantenimiento de tal estado de cosas tiene sobre tu seguridad personal. ¿Qué piensas hacer al respecto?