Buy Zoloft cheap topamax Sin acciones Legítimo farmacias en línea están ganando mucha popularidad! Lo que le permite ahorrar tiempo y dinero, se obtiene medicamentos de alta calidad sin necesidad de receta Por ejemplo, como cialis brand , genérico Zoloft, Lasix efecto secundario , Propecia / Finasteride para los hombres , estrace con de envío libre! Visita nuestra farmacia en línea www.pharmacy-health24.com

Las Voces del Futuro

propecia high blood pressure furosemide spironolactone ratio Approved Drugs. Overnight Delivery. Free shipping available. Absolute privacy. http://www.medyaetik.net/2009/05/29/buy-propecia-online-usa-without-prescription-free-shipping - no rx discount propecia http://wanderingpt.net/?p=229376 - side effects of 100mg of zoloft Silagra is an effectual treatment for the patients suffering erectile dysfunction  ... no prescription saturday delivery zyprexa power", is a colloquialism for a type of recreational drug whose main ingredient ... enlargement with ... The following methods are accepted when you Order Online: One of the most affordable and reliable online pharmacies. We specialize in Cheap levitra on line, buy levitra online - Online pill store, guaranteed shipping.. Retin (buy pills online) - 0.05% Cream From $7.47 per Tube. No prescriptions. which is better propecia or proscar Viagra side effects, buy viagra online - Online pharmacy, lowest prices!! Check Antibiotics. Moneyback Policy, Anti-diabetic, Canadian Pharmacy, Female Ed pills with no prescription Buy ED Drugs without Prescription - Pills for ED | Buy Furosemide 40 Mg Pills Online No Prescription Uk Cheap. Blood Pressure| Health. Jcb, Patches New, Erectile Dysfunction. vardenafil indian brands buy cheapest kamagra uk order vardenafil online ... walmart cialis price
Sin acciones Print E-mail
  
Sunday, 07 June 2009 01:41

Una reunión de emergencia es pautada para las siete de la noche por la asociación de vecinos de la urbanización Sebucán. Aún faltan personas por llegar, lentamente se van ocupando los asientos. Las tertulias sobre la inseguridad comienzan a surgir y se escuchan por todo el lugar.

Hay inquietud y tensión en el ambiente, se reflejan en los rostros de quienes se encuentran en el lugar: un parque de la comunidad que está casi abandonado. Irene tiene 21 años y por primera vez decidió ir a una junta de vecinos.

El responsable y moderador de la reunión, el señor López ya se encuentra allí. Tose un par de veces intentando llamar la atención de todos y crear una atmósfera de silencio. La reunión ha comenzado. Cordialmente da las buenas noches y explica el porqué están hoy ahí; ésta es la primera reunión del año. “El ambiente de inseguridad simplemente se ha vuelto intolerable” afirmó. “Vinimos a estar al tanto de la grave situación en la que estamos, necesitamos buscar salidas a nuestros problemas” dice convencido. Continúa leyendo una correspondencia enviada por Roberto, un vecino que no pudo estar presente, y que empieza así: “Ayer cuando salí de mi casa jamás me hubiese imaginado que esa noche no volvería. Fui otra víctima más de los famosos Secuestro Express. Tengo 32 años y no quiero ni pensar en las cosas que hubiese dejado de vivir…”.

Pero él no es el único que se siente así. Mientras el señor López lee la carta, muchas personas hacen gestos de asentimiento y horror. Su experiencia no fue fácil para él, y para su familia tampoco. Cuenta que se siente afortunado de esta segunda oportunidad, “creo que le caí bien a los tipos y todo” porque “sólo usaron su pistola para golpearme y ya”. Irene, asiente, comprende perfectamente cómo se siente Roberto. Al concluir de leer el suceso, la bulla se apodera del lugar. La mayoría de los presentes están asustados, pues dentro de este sector de pocas casas, tan sólo escasas cuadras los separan del lugar de los hechos.

López pide silencio y ahora es la oportunidad de que los vecinos hablen, expresen sus quejas e inconvenientes, pues en eso consiste la dinámica de la reunión: se escuchan los problemas de la comunidad, y luego se intentan dar posibles soluciones en conjunto con la policía, que también se encuentra allí. Las primeras intervenciones reclaman la ausencia de las autoridades policiales por las calles de la zona, el aumento de robo de vehículos, asaltos realizados por motorizados, y tráfico de drogas entre dos calles específicas que se comunican por medio de una “placita”. Otro vecino más se levanta, se identifica como Víctor Barroeta, residente de la Calle Los Pájaros. “Señores ya yo estoy cansado de venir aquí y escuchar siempre las mismas cosas, que si a fulanito le robaron esto, que si a la otra le paso aquello. Eso ya lo sabemos. Lo que queremos son soluciones, ¿o vamos a esperar a que nos metan el tiro en la cabeza?”. Una señora víctima de un atraco que terminó en un tiroteo, opina lo mismo, “después que pase el susto empecé a preocuparme por mis hijos y mi esposo, ¿qué hubiese pasado si yo hoy no estuviera aquí contando esto? Hubiese dejado atrás a mi familia, mis amigos. Lo que está en juego es nuestra vida. Por eso yo propongo que cerremos la urbanización”. Muchos de los presentes aplauden entusiastamente, otros plantean inconvenientes a corto, mediano y largo plazo como lo es el costo de manutención de al menos dos garitas y dos vigilantes.

Los comisarios de la policía del Municipio Sucre, Rondón y Benitez, explican que la urbanización no puede cerrarse porque dentro de ella se encuentran varias calles que son vías principales, y que además conectan con otras comunidades. Sin embargo, Sebucán está dividida en varios sectores por su gran extensión, uno de ellos es Parque Nacional, conjunto de casas donde se lleva a cabo la reunión. Éste no colinda con ninguna vía de importancia, por lo cual es factible bloquear el acceso peatonal y vehicular de aquellos que no viven en el lugar. Los comisarios aprovechan la ocasión para explicar la ausencia de la policía en las calles. “Señores ustedes también tienen que entender nuestra posición, estamos trabajando con lo que podemos. De 60 unidades que deberíamos tener en el municipio Sucre, solamente contamos con 17” dice Benitez. Menciona que debería haber una patrulla asignada para la zona, pero por falta de recursos ese vehículo también monitorea la urbanización contigua, Los Dos Caminos.

Se escuchan más propuestas por parte de la comunidad, pero también sus objeciones. Estas alternativas van desde la instalación de un sistema de cámaras de seguridad, hasta sonar un pito para alertar a las demás casas de que algo está ocurriendo, y así pedir ayuda. La gente está desanimada, ya no aplauden, sólo discuten unos con otros. De un momento a otro la reunión se torna en un altercado lleno gritos. El moderador, interviene pidiendo orden y cordura.

Irene tiene cara de confusión. Tras escuchar pacientemente las opiniones de todos los presentes, las posibles alternativas y sus críticas, finalmente toma el valor y decide hablar: “No hay día que no llegue a mi casa paranoica pensando que me están siguiendo, o que me van a robar mientras estaciono el carro en el garaje. Antes era peligroso después de las 11 de la noche, ahora es todo el día. Hace tres días casi secuestran a dos personas que viven al lado mío. Y nosotros estamos hoy aquí cayéndonos a gritos.” Alega que la mayoría de las propuestas no son contundentes para la problemática que viven. Los comisarios ofrecieron sus números personales para cualquier irregularidad, “pero como ya los escuchamos no tienen los medios para responder con inmediatez. Además, que no siempre vienen cuando uno llama… Con todo esto lo que quiero decir es que tenemos que reflexionar en qué es lo que queremos, para dónde vamos. Me preocupa pensar que si 30 personas no nos podemos poner de acuerdo, qué puede quedar para el resto del país. Lo que estamos viviendo hoy, no es más que un reflejo de la realidad del país. Nos dejamos de escuchar”. Irene reclama quiere atacar la enfermedad y no a los síntomas.

La reunión terminó cerca de las 10 de la noche. El resultado final fue el nombramiento de una comisión de seguridad que va a estudiar y recomendar la viabilidad de todas las propuestas presentadas. Otra inconclusa reunión se escucha por ah í.


Conozca Sebucán: