Buy Zoloft cheap topamax La alfabetización digital, un arma contra la exclusión

Las Voces del Futuro

La alfabetización digital, un arma contra la exclusión Print E-mail
  
Saturday, 06 June 2009 22:11

Venezuela se cuenta entre los primeros diez países de América Latina en acceso a Internet mientras que el Estado desarrolla políticas de gobierno electrónico cuyo fin en teoría es llegar a la eficiencia. Sin embargo, la exclusión se hace presente ¿En qué falla el e-gobierno? ¿Qué estrategias lo harían más productivo? ¿Es lo mismo tener acceso a Internet que tener cultura en el uso de las herramientas digitales?

Cuando Lucía Toro sintió que la posibilidad de arrendar la habitación se alejaba, frente al temor de los señores Gutiérrez de aceptar por primera vez a una inquilina en su casa, soltó su último argumento: “¿Ustedes tienen acceso a Internet? yo puedo enseñarles a usar el correo, el chat y los servicios en línea…”

No hizo falta nada más. Lucía Toro consiguió una amplia habitación con todos los servicios en una de las mejores zonas de Caracas, y los señores Gutiérrez, abuelos jubilados, una alfabetizadora digital en casa.

En Venezuela, según estudios realizados por Tendencias Digitales, el crecimiento  e intensidad del uso de Internet, llega a siete millones de usuarios. Esto, en un país que registra más de 27 millones de ciudadanos censados.

Es claro, comprar la tecnología para mantenerse conectados no representa un gran reto en Venezuela, y sin embargo, escenarios como el de Lucía Toro y sus nuevos arrendatarios se repiten cada día porque, haciendo un paralelo, tener un carro no implica que sepas cómo manejarlo ni que al firmar el contrato de compra asumas la cultura de conductor.

Pasa lo mismo con Internet. Y es el drama silente que se refleja en los usuarios mayores de 45 años cuando diligencias inherentes a su documentación, registro de información fiscal, pago de pensiones y acceso a divisas, entre otras propuestas del gobierno electrónico venezolano, exigen como requisito indispensable tener un correo electrónico y registrarse en sitios Web  gubernamentales.

La escasa cultura de este usuario digital, y además, el miedo a que errar implique una sanción como tener que registrarse de nuevo, perder la diligencia ya realizada o la anulación del servicio, conlleva a la exclusión del ciudadano.

La búsqueda de la eficiencia no debe generar exclusión
Luis Carlos Díaz Vázquez, periodista, alfabetizador digital y evangelizador de nuevos medios, señala que en el tema del gobierno electrónico  venezolano lo más grave es que no deja otras alternativas viables para el acceso a los beneficios.

“Lo que ha hecho el gobierno aquí es aplicar políticas que en otros países llaman de gobierno electrónico, que significa trasladar algunas diligencias, algunos contactos que deben hacer los ciudadanos frente al Estado y llevarlos al terreno Web”, señala Díaz Vázquez.

Las prácticas de e-Gobierno se aplican principalmente para descongestionar los servicios, enfrentar la burocracia y paliar el problema de la corrupción, sin embargo en Venezuela, estas políticas buscando eficiencia han generado exclusión.
Estas prácticas de e-Gobierno se aplican principalmente para enfrentar la burocracia y paliar el problema de la corrupción, “sin embargo en Venezuela, estas políticas buscando eficiencia han generado exclusión”.

Porque, detalla Díaz Vázquez,  “el grave problema de esta propuesta es que no se pueden cerrar las otras puertas, el gobierno electrónico debe ser algo que acompañe, no es posible que el ciudadano vaya a una oficina y le digan: usted tiene que resolver eso por Internet y después venga”.

En teoría, el gobierno electrónico descongestiona el acceso a los servicios y permite un contacto permanente con el Estado, 24 horas al día, sin embargo su implementación debe pensar en públicos que no son digitales, que no manejan con habilidad las herramientas y que incluso sienten temor frente a la idea de que todo dependa de una máquina, algo que desconocen y no pueden manejar.

La alfabetización digital debe ser prioridad
Frente a un escenario de exclusión, la propuesta es  dejar de sumar o restar en los porcentajes de acceso a Internet y exigir que el aprendizaje de las herramientas en Internet sea efectivo.

“Tenemos tiempo hablando de los nativos digitales, esa gente joven que piensa que la televisión siempre fue a color, que siempre ha habido Internet y que no hacen falta las bibliotecas porque existe Wikipedia, pero poco a poco esa brecha se ha ido acortando y lo que sí tenemos es una gran cantidad de gente que quedó por fuera, más allá de la brecha, que no tiene mucho que ver con el acceso sino con el aprendizaje, con la apropiación del medio”, afirma Díaz Vázquez.

Y en esto el gobierno venezolano debe trabajar con ahínco, a través de los Infocentros o mejor aún, por medio de programas de alfabetización digital que se transmitan en el Sistema de Medios de Comunicación del Estado.

Destaca Luis Carlos Díaz que la enseñanza debe venir de personas capacitadas, pues a menudo los hijos o nietos de estas personas a ser alfabetizadas no cuentan con las herramientas o al menos con la paciencia para hacer de esta experiencia algo productivo.

Y más allá, se debe incluir a estos ciudadanos en una cultura que les acerque al conocimiento y les permita verse, porque Internet  debe servir para algo más que hacer diligencias hechos un manojo de nervios, debe servir para construir espacio público y reconocerse como ciudadanos.

Cuenta Díaz Vázquez que “una de las mejores experiencias como alfabetizador es enseñarles a usar mapas virtuales, que busquen su ciudad, su barrio, su casa… cuando ven su casa, Internet cambia todo para ellos”.

 

Habla un alfabetizador digital (Ver video)

 

Escrito por Ingrid Valero